Las inspiradoras fueron ellas … Gerda Taro

Ni Gerda, alemana de procedencia y antinazi por convicción ni Celia -alter ego adolescente de Elena Fortún-, antifascista en el madrid de la revolución, fueron conscientes de la existencia de la una y de la otra. Gerda, atropellada en Brunete por un tanque del ejército fiel a la República cuando retrataba su avance, desapareció demasiado pronto.  Celia, por el contrario, tuvo tiempo más que suficiente para vivir con el corazón roto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *